NUEVA INCORPORACION: Aissa Santiso

Graduada en la Academia de Bellas Artes San Alejandro de La Habana, actualmente continua su formación en la prestigiosa Universidad de las Artes ISA de La Habana. Nueva creadora de la plástica cubana con ya varias exposiciones personales y colectivas. Aissa se incorpora con fuerza en nuestro catálogo de arte contemporáneo cubano, una artista nobel con un interesante futuro y una prometedora carrera dentro del panorama artístico cubano e internacional.

Su última exposición personal “Flat” la lleva a cabo en la Galería de la Biblioteca Rubén Martínez Villena en La Habana. En diciembre de 2012 presentó “acción1-Look”, Salón de la Ciudad, en el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño Luz y Oficios en La Habana. Sobre esta exposición la artista nos explica sus inquietudes al respecto:

“El objeto posee la capacidad de burlarse de quienes lo consideran objeto.

En mis experimentos establezco paralelas a partir de la interacción pasiva o activa entre dos tipos de consumidores: espectador (generalmente pertenecen a la institución arte) y los individuos objetos vivos–parte objetual de la obra (otros). En estos experimentos, los espectadores y sus niveles de asimilación se ponen a  prueba con el fin de analizar la complejidad de las relaciones humanas dentro de la institución arte.

Quieres ser parte del objeto

La acción consistía en transpolar al contexto galería a un grupo de jóvenes ajenos totalmente al medio artístico, con gustos que oscilan en las fronteras de la estética Light; en la que estos mostraban una postura. Exhibirse así mismo como el objeto de estudio de los otros, en estado quieto, en primera instancia.

En la acción se analizaron tres cuestiones en común: comportamiento de los muchachos frente al hecho de sentirse observados, las actitudes de los espectadores al consumir la acción y la inversión del estado de observación puesto que este espectador pasó a ser el objeto de análisis lúdico de quienes estructuraban la acción (de los muchachos).

En ese punto se ocultaba su paradoja, y a que lo que se supone es que la obra se realiza en tanto el espectador observa a lo sindividuos-   objetos cuando realmente son ellos los que estaban siendo observados por estos objetos vivos. El público era su objeto de estudio, su termómetro, su sentido de permanencia.

Por tanto la pregunta que proponían los muchachos para con el público solo estimulaba el acto del deseo hipócrita de los individuos-objetos-felices y desató cierta hipocresía en algunos espectadores hasta llegar al punto en que estos consumidores se sintieran incómodos dentro de su propio espacio.

PD: Respetar la individualidad era lo más importante dentro del grupo, por lo que la acción estaba abierta a todo tipo de acontecimientos conductuales ya sean activos, pasivos u ambos , por ambas partes.”